Mensaje del Ministro

Compatriotas:

En el principio Dios creó los cielos y la tierra, los mares, ríos, lagos, quebradas y  lagunas; asimismo creó las plantas, los animales, terrestres y marinos y finalmente al hombre y a la mujer, a quienes  encomendó  la tarea de  administrar, cuidar y enseñorearse de todo lo anterior y también les concedió y permitió el poder disfrutar, usar y gozar de toda su creación.

Hoy vemos, con suma preocupación,  la cultura de destrucción, mal uso y  abuso de los recursos naturales y la falta de participación, conciencia y  compromiso de gran parte de nuestra población,  en la tarea de cuidar los tesoros naturales que Dios nos ha brindado y que son necesarios e indispensables  para que los seres humanos podamos vivir.

Honduras es un país sumamente rico en recursos naturales; Dios nos ha previsto de una gran cantidad ríos, lagos,  mares en dos costas, lagunas, quebradas y una inmensa biodiversidad de fauna y flora, que hemos ido destruyendo, matando y malgastando, sin  que haya existido una cultura, un compromiso de nuestra parte y la participación de toda la población en las actividades, trabajos  de conservación, protección, renovación y uso sostenible, que han venido realizando, aislada e individualmente, algunas autoridades y un pequeño grupo de hondureños de bien para lograr que las siguientes generaciones de hondureños puedan usar, gozar y disfrutar de estas riquezas y fuentes de vida.

Lo anterior nos ha motivado a iniciar el programa educativo “Pintemos de Verde a Honduras” para  construir  y dar origen a “Una nueva cultura de protección ambiental en nuestra población”, así como hacer consciencia y promover una conducta que nos permita hacer uso racional de los recursos naturales que Dios nos ha brindado a todos los hondureños y contribuir a detener el cambio climático que tanta destrucción y muerte está causando en todo el mundo. Lo cual se realiza a través de actividades educativas de información y formación de valores y buenas prácticas ambientales, el correcto manejo de desechos y el uso racional de nuestros recursos dirigidos a toda la población haciendo énfasis en los niños y jóvenes de todo el país y promoviendo así la participación de toda la población en la gestión de su propio desarrollo.

¡Te invitamos a unirte a este esfuerzo para que juntos motivando la participación de la comunidad, promovamos  el  cambio  cultural y corrijamos los patrones de conducta  destructiva y abusiva en la población, ahora  que  estamos a tiempo!